Contra viento y marea: el mar en toda su bravura

Las tormentas causan pavor, pero no arredran a los valientes: al contrario, las asumen como un reto.

Tanto si se trata de vientos racheados de 50 nudos como de murallas de agua, de cortinas de lluvia laterales o del retumbar de los truenos en lontananza, una cosa está clara: navegar en plena galerna es el examen definitivo de marinería. Aquí te traemos una galería de imágenes sencillamente espectaculares, plagadas de intrépidos lobos de mar que desafían a la furia de los mares, ya sea a lomos de tablas de windsurf o al timón de veleros ultramodernos.

Nubes amenazantes

No sabemos dos cosas: ni dónde se sacó la foto ni quién gobierna el barco. Pero sí sabemos otras dos: se aparejan tormentas y no tenemos la certeza de que el trapo desplegado pueda hacerles frente. Es el momento de cerrar las escotillas, arriar la mayor y tragar saliva.

Domando al viento

Olvídate de Alex Thomson y Pepe Ribes cortando las olas como mantequilla en la costa británica, con la quilla del Hugo Boss como un cuchillo. Pensemos también por un momento en el fotógrafo Mark Lloyd, por compasión, que sacó la foto desde un helicóptero. “Fue una situación al límite”, admite.

Pura potencia

El Emirates Team New Zealand atraviesa una masa de espuma durante la AUDI MedCup. Apostamos a que no quedó seco ni un calcetín.

Muros de agua en Tasmania

Dany Bruch en la Misión 2 de la Red Bull Storm Chase en Temma Harbour, Tasmania. Para formar olas de este calibre hacen falta vientos de fuerza 10.

El frío muerde

Dany Bruch, una vez más, en la Red Bull Storm Chase. En esta ocasión en Bluff, en Cornualles (Inglaterra). Imprescindible un buen neopreno, ¡que esto era febrero!

Estrategia de grupo

Los barcos que se aventuran en la Volvo Ocean Race no son una mera canoa para dar paseítos por la bahía. Casi cualquier maniobra (orzar, izar las velas… lo que sea) exige un esfuerzo ensayado y coreografiado por parte de toda la tripulación. Cuando la atmósfera se enfurece, la coordinación y la agilidad tienen que multiplicarse.

Condiciones que distan mucho de ser óptimas

Las tormentas no solo se desatan sobre el mar. Un competidor de la clase Optimist espera a que mejoren las condiciones durante una regata en Trieste, Italia.

La fiesta de la espuma

El mar embravecido y picado, coronado de espuma en la final de la Copa del America, en las cercanías de Queensland.

Cortando las olas como una tarta de nata

La proa de un velero de competición se abre camino entre la espuma en el Portofino Rolex Trophy.

Al límite

Partiendo de Malta para circunnavegar Sicilia y las islas adyacentes, la Rolex Middle Sea Race sigue la línea de la costa junto a dos volcanes activos. Las condiciones en el momento de la foto eran verdaderamente extremas: fuerte marejada y vientos de 35 nudos (65 km/h).

Chaparrón a la portuguesa

Una cortina de lluvia barre lateralmente la cubierta durante la regata de Abu Dhabi Ocean Racing frente a la costa de Cascais, en Portugal.

Contra los elementos, en duelo solitario

Esta es la única forma de entrenarse para la Vendée Globe, una regata que consiste en dar la vuelta al mundo en solitario. Una de las pruebas más duras en el mundo de la vela.